QUE ESPERAR DE UN BUEN ENTRENADOR

COMPARTIR:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

En este artículo queremos reflexionar y dar las claves sobre la necesidad o no de contratar a un entrenador para que nos ayude a planificar, gestionar y optimizar su rendimiento. Actualmente muchos ciclistas se proponen estructurar sus entrenamientos para competir, cada uno a su nivel, o afrontar y tomar parte en retos deportivos. En la alta competición, pero también para exigentes pruebas de carácter amateur que también requieren como no, de una excelente preparación física.

Es cierto que ante la necesidad de mejorar el estado de forma sobre la bicicleta, son muchos los que deciden tirar de experiencia y sensaciones intentando construir sus propios programas de entrenamiento. Sin embargo en muchos de los casos, la ausencia de formación especializada y por tanto de mínimos conocimientos sobre aspectos esenciales como la fisiología del ejercicio o teoría del entrenamiento por ejemplo, hacen que los resultados no sean los esperados en algunas ocasiones, o que lleguen a destiempo del periodo en el que se pretendía, en otros. En cualquier caso, en este tipo de situaciones es habitual que el ciclista no tenga un buen control de en la evolución de su rendimiento y por tanto, le sea muy complicado optimizarlo.

En cambio, otros muchos ciclistas deciden ponerse en manos de un entrenador profesional. Alguien con formación específica y experiencia, dos factores que combinados, son claves para poder ayudar a cualquier ciclista a gestionar y mejorar su rendimiento. Después, como es lógico, se necesitan otras cualidades por parte del entrenador como empatía con su deportista, constancia, rigurosidad o capacidad de comunicación, entre otros, pues la figura del entrenador debe convertirse en referencia y fuente de confianza para el deportista.

A pesar de que podríamos estar escribiendo sin parar sobre cualidades a valorar por un entrenador profesional, vamos a resumir éstas en 6 criterios que creemos, son fundamentales. Imprescindibles y que debes tener en cuenta si alguna vez valoras contratar a un entrenador:

Que tenga formación

En primer lugar, es imprescindible tener una formación académica sólida sobre entrenamiento con conocimientos adquiridos en los estudios de Ciencias de la Educación Física y el Deporte. A pesar de ello, no tan solo es importante tener una formación académica, igual de importante es que el entrenador este constantemente actualizando sus conocimientos en consultando e informándose sobre las nuevas tendencias del entrenamiento y con el criterio de saber cuando es necesario usarlas.

Que acumule experiencia

La formación es una parte importante del conocimiento, pero el buen entrenador es aquel que combina una buena base formativa con amplia experiencia en el deporte que tu practicas (e incluso con la especialidad concreta, hay entrenadores más especializados en carretera, en MTB y dentro de éste, incluso de descenso, XCO, etc)

Saber planificar

Este es uno de los aspectos más críticos para conseguir un óptimo rendimiento en el momento en el que tengamos nuestros principales objetivos. Dominar diferentes modelos de planificación y saber adaptarla a cualquier ciclista es un requisito que debe cumplir todo entrenador profesional.

Que realice seguimiento y evaluación

Los mejores resultados sólo se consiguen si un experto, con amplia experiencia y conocimientos, supervisa tus entrenamientos y comprueba si se están realizando adecuadamente, si tu organismo los está asimilando como era de esperar. Para ello, hay que realizar un seguimiento regular y poner en práctica sistemas de evaluación del ciclista.

Para garantizar el éxito de esta planificación es importante realizar un seguimiento de los entrenamientos con las mejores herramientas de trabajo. Esto va a permitir tener un mayor control de los datos y de tu estado de forma, permitiendo así un análisis más detallado y mucho más objetivo que permitirá tomar decisiones y rectificar siempre que sea necesario.

Confianza y motivación

Como todo persona, el deportista también pasa por diferentes estados de ánimo durante un periodo de entrenamiento. El preparador físico desempeña un papel de apoyo, con una visión más global de la situación, lo que siempre podrá darte un extra de motivación para superar tus retos, plantearte objetivos parciales de rendimiento, etc.

Resultados

No por ser éste el último punto deja de tener importancia, y es que el objetivo principal de hacerse con los servicios de un entrenador, es conseguir alcanzar tus metas. Si el trabajo está bien realizado, se cumplen los anteriores puntos, y se generan buenas sinergías entre ciclista y entrenador, el cumplimiento de los objetivos planteados serán una realidad.

 

Biketraining

Biketraining

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of
Item added to cart.
0 items - 0,00